Danza Formidable

«A pocas horas de bajar de su navío, corrió hacia sus brazos y los encontró extendidos, listos para fundirse con los suyos.
Aquel abrazo le habría bastado para sentirse vitalmente dichoso, pero esa mañana de viernes, su Buenaventura apenas comenzaba. Se encontraron sus manos, explorando sin resistencia los contornos, las voluptuosidades, las elevaciones y los volcanes, y sabiéndose sediento, bebió de la fuente hasta el límite de la saciedad. Aquel manantial le supo a miel y bebió otra vez y otras más.
Me envolvió con sus aromas, mientras mis oídos eran cautivos de su dicción y su sollozo al abrir la puerta del jardín de los deleites. Mi sorpresa se amplió al comprobar incrédulo que aquellos hermosos parajes apenas habían sido explorados y aún había resistencia a la recepción del nuevo visitante, quien una vez dentro inició una danza formidable al ritmo de la dulce melodía del palpitar de los corazones.
Era una tormenta implacable y terminaron empapados contemplándose mutuamente, expresándose lo afortunados que se sentían por aquel encuentro otras veces frustrado. Y aquel día al fin izaron la bandera en la cúspide de esa tierra conquistada.»

Related Articles

COORDENADAS

38.895986,-6.984580 Una noche, así…de casualidad, un punto de encuentro, un lugar inesperado que pasó a ser un lugar imprescindible, un lugar donde sucedio la magia.…

Responses