Cuando tu día sea gris,
yo tendré listo un pincel
y una paleta de colores,
cuando algo te haya lastimado,
yo cubriré con vendas la herida
para sanar tus dolores.

Cuando necesites rodearte de silencio,
yo me sentaré a tu lado
y sin decir palabras sabrás que te espero,
cuando no puedas dejar de llorar,
yo tendré en mi bolsillo preparados
para ti, unos pañuelos.

Cuando por miedo bajes la persiana
yo estaré detrás de ella
y te diré que volveré el día de mañana,
cuando necesites una mano de ayuda,
tu encontrarás mi mano
al final de tu brazo, no tengas dudas.

Cuando un abrazo sea lo que quieres
yo sin salir de una lámpara cumpliré tu pedido
y sabrás que contar conmigo tú puedes,
cuando busques una salida,
verás las señales que el camino te indican
y sólo espero que, a irme contigo, me invitas.

C L

0