CUANDO NO ESTÁN LOS NIÑOS

CUANDO NO ESTÁN LOS NIÑOS

Cuando no están los niños
mi casa queda silenciosa
su paso se hace lento
y contemplo la luna
debajo de los pies
La verdad,
nunca nos hemos querido
ni en lo alto de un viejo estante
ni en sus vastas raíces
que crecieron con el polvo
Así nos hemos olvidado
de los niños y sus voces,
de sus manos inocentes
puliendo nuestro rostro
Aquí no hay amor
ni siquiera sombra
o el cuerpo enjuto del cariño
No están los niños
y no son hombres
los que sueñan con volar
detrás de un árbol.

Por: Hélard Fuentes Pastor (Arequipa, Perú, 1990)

+3

Related Articles

Responses

Ir a la barra de herramientas