Te encontré, pensé
No necesitaba nada de ti, ni tú de mí,
Pero aún así nos faltábamos
Me había encerrado en mi tapanco,
Pero me escapé
Me ayudaste a fugarme,
Pero contigo me encerré
Me quedé la llave

Me escapé del tapanco,
Pero me mudé al sótano sin avisarte
Me reconfortaba que estuvieras afuera,
Pero salí y no te encontré
Lo entiendo, al fin
Yo te necesitaba más a ti que tú a mí