Crisálida

Disparo balas al aire,
suspiro en un sueño sin fin
en el que el quiero y no puedo
están presentes.

Siento un golpe de fuerza
que se desvanece dentro.
Suelto dosis de melancolía
pero nada me inquieta más
que mi propio silencio.

Las palabras que quedaron
atrás, contando sin contar,
atrapadas en el miedo,
el agotamiento de la tristeza
continua, chirriante,
de los días incompletos, insípidos.

Me falto yo, me echo de menos.
Quiero salir del capullo
que me hice a medida,
donde escondí hace tiempo
la alegría, la seguridad
y la fuerza de volver.

Todo pasará y las alas
volverán a crecer.

+2

Related Articles

Responses