Que tan loco de debo estar como para no amarte,
Si mi cordura depende de ti, al momento de verte
Enciendes todos mis deseos y todos mis sentidos
Cuando te acaricio siento que estoy vivo,
Estremeces mi piel y despiertas mis pasiones.
Eres mi cielo estrellado, en una noche tranquila.
No importa cuánto pasen los años y si estos
Nos alejen o nos acerquen, mi amor y deseo
Es como un vino añejado que al abrirlo estalla
En amor, emergiendo con una textura inexplicable
Y que de alguna manera cuando tú lo pruebas
Tu cuerpo me susurra al oído, tu cuello me grita
Y tú vientre me espera con ansias, logrando
Convencer a mis manos inquietas de tocarte,
Haciendo saber que no hay otro lugar donde
Yo pueda amarte más, no importa a donde vaya el
Mejor lugar es sobre tu cuerpo. Y ese momento
Desaparecemos un instante, nos quedamos
Sin aliento, pero relajados y en total calma
Recordando las miles de veces que nuestras
Bocas se besaron y de cómo terminamos
Sellando esa pasión que recorre mi cuerpo,
Mientras mi sudor recorre tus pechos y el
Sabor del amor a flor de piel.

0