Lejanas son las horas,
de tarde agotadora
y que hermosos son,
los días cuando, un corazón
esta presente con su alegría.
hay un lucero hermoso,
bello y jubiloso de estar,
vivo como algo que se siente.
a presencia, de lo interior.

0