Confesiones de un ebrio

Arrastrar mis pasos es lo más sencillo
lo difícil es no dejar de pisar la caca
si, la caca de perros que queda por allí.

Y sumido en los embates del alcohol
transito lento, sin afán y sin parecer ebrio
pero debajo de esa coraza desaliñada, si lo estoy.

Y me paso de copas, y me paso loco
por qué es lo único que aliviana este caos
mañana será otro día, pero para mí da igual.

0

Related Articles

Responses