Este complejo
Es padecido
Por todas las que viven
En un espejo invertido.
Afecta a las mujeres
Que creen curar
A un asesino
Recitándole cuentos
En el lecho dormido.
Como hacer reír
A Charles Manson
No es cambiar
Su misión de existir;
Matar para vivir.
Ignorar no es superar
Evadir no es transmutar
Y repetir no es mejorar.
Pues no hay arreglo
Para los homicidas
Que disfrutan
Haciendo trizas
Las sonrisas que cruzan.
Y menos aún tienen reparo
Las mujeres con complejo
De Sherazade,
Que les sirven de amparo
A los criminales
Con sumo descaro.
Mas las expía de culpa
Como las distorsionan,
Ellas entregan
Las llamas de su mirada
Y sus pieles amadas
En la cúpula de las sábanas,
Y las pobres reciben
Ojos de vidrio
Manos heladas de porcelana
Y tras capas hallan
Mascaras en ausencias
De caras.
No te ofusques
Con las mujeres
Que aman los envases
Sin ver sus reveces.
No lo gozan, lo padecen
Las clones de Sherezade
No eligen a estos seres,
Porque no los conocen,
Ya que la voluntad
De la libre elección
Debe ir conjunta
A la potestad
Del conocimiento.
Y no averiguan porque creen,
No se casan, solo enferman.
No se cansan porque
Son de las que sueñan
Y jamás despiertan
Del somnífero
De promesas muertas.
Y eso las expía
Aunque para lo suyo
No haya terapia.
No te ofusques
Con las servidoras
De los crueles.
Las padecientes
De este complejo
Se coronan de espinas
Jamás de laureles
Y eso las expía.

JULIETA IALLORENZI

PATENTADO EN SADAIC Y DNDA

DERECHOS DE AUTOR RESERVADOS