Pasas a mi lado como el hierro
recojo el aire, incandescente
me embarga un delirio frio
los espejos se hacen insaciables
de barro, de sed de árbol
cercado por risas de alambrada
desmonto mi corazón de relojería
desmantelo las razones para el rencor
y me procuro una estancia vívida
a la sombra de mi conciencia.

0