Cielo y tierra

Un pájaro me ha enseñado
a dar el gran salto,
a servirme del viento,
a procurar volar alto,
y también a volar bajo,
a valorar la tierra,
como un lugar de paso,
fuente de alimento y descanso,
me ha emocionado,
y me ha alimentado,
me ha contado al oído
unos cuantos secretos,
me ha enseñado a cantar.
A apreciar diferentes voces,
de variados colores.
A recordar que el tiempo pasa,
poco a poco, hora tras hora.
A evitar las pájaras
que te hacen perder tiempo,
y a detectar pajarracos,
que te tocan los huevos,
te engañan y te dan por saco,
te dan el cambiazo,
pasas a estar a lo suyo,
y caes en el engaño.

Poema recitado

0

Related Articles

Responses

Ir a la barra de herramientas