Cielo encapotado.

En un momento dado,
de pie, sentado o tumbado,
el mundo sigue girando
y el corazón palpitando,
ideas dentro flotando,
poco a poco se van formando
dragones algodonados
de verdadero espanto.
El cielo antes azulado,
luce ahora encapotado,
suspiros entrecortados
y horizontes sin claros.
Sigue la vida pasando,
y esta luz ha transformado
esos dragones alados
en ovejas pastando
en el verde y bello prado.

+1

Related Articles

Recorre

El lápiz en mi mano, recorre el cuerpo tuyo, desde arriba hasta abajo, acelera, frena, embraga, tirabuzones, garabatos, circuito inacabado, se suceden los cambios, continuo…

Responses