Siempre decias que era bueno confiar en la gente aunque no lo mereciera, sinceramente yo no comprendía mucho tu manera de ver el mundo, lo que yo miraba negro tu lo mirabas de mil colores, me encantaba verte sonreir y poner tu canción favorita de Charles Bradley al amanecer, fuiste capas de sacarme de mi cueva, tuvimos malos momentos (por mi culpa) pero aun así sonrias, eres la unica persona que pudo ver algo de vida en mi. Me enseñaste lo que es el amor y te lo agradezco, pero este era mi destino y debo seguirlo. Te amo.

Ahora entiendo que mostrabas tu mejor cara aunque por dentro ese odio a ti misma te estaba devorando el alma, lo siento mi amor pero mi destino aun es muy incierto.

0