La cena del Señor
no es de marisco ni cordero,
sólo de pan y vino
de Jesús el Nazareno.