Me han dicho, Jorge Luis, que te has marchado
Y es bueno que yo sepa que no es cierto;
Morar en otro mundo con los dioses,
No puede ser lo mismo que estar muerto.

El ostracismo estaba ya en tu mente
Cual rara pero firme vocación,
¿por qué afanarnos, pues, inútilmente
Buscando a tu destierro explicación?

Hoy sabes ya quién fue tu tercer hombre,
Vagando por las ruinas circulares;
Hoy sabes de los números, los nombres,
Las tierras misteriosas y los mares.

Has muerto y sin embargo sigues vivo;
Te fuiste y sin embargo estás aquí…
¿Será que vida y muerte son lo mismo?
¡Curiosa ubicuidad la del morir!

0