Canto de Vejentud

No sé si soy un buen tipo,
no sé qué sigo esperando,
a vivir mi existencia me limito,
mientras solo siga andando.

El tiempo lo miro lejos,
nuestros caminos distantes,
fue inevitable llegar a viejo
y ver disipados los instantes.

Hijo, mi querido hijo,
ya me toca caminar lento,
en silencio y sin abrigo,
sin luchar contra el viento

No sé si me valorás de bueno,
o si sólo soy una figura pesada,
ya la edad se me vino encima,
ya mi suerte está echada.

Disfrutá tus años nuevos,
antes que se vuelvan viejos,
y tu historia sólo figure
como un recuerdo sin eco.

0

Related Articles

Responses

Ir a la barra de herramientas