En un cielo celestial
es como si, miles y miles de rosas,
y nardos florecieran,
con el esplendor
y la alegría,
de un corazón
y una mirada angelical
que surgiera en invierno
con la lluvia,
pura y cristalina,
que rocía la felicidad,
en el corazón y la mirada
cubriendo el rostro
de la paz infinita
de la felicidad.
Cuál si volará en el cielo
miles y miles de naranjas limas
como estrellas luminosas
con la frescura y resplandor
de un corazón
y una mirada angelical
que llega con el esplendor lejano
de un aire celestial.

0