La radio fuerte, donde se escucha la magnífica canción arde la ciudad, el aroma de la comida de la nona, jugar con tierra, arena y la imaginación. Ese era mi infancia mi niñez donde todo marchaba bien, donde no había problemas, donde mamá jugaba, la abuela reía y los tíos bailaban, donde no sentía tu ausencia. Es ahí donde quiero volver, es eso es lo que añoro y cómo no hacerlo? Si todo estaba bien, todos éramos familia, si compartíamos la mesa larga en Navidad, si éramos felices.
Pero todo eso pasó, ahora sólo toca recordar y guardar en una caja de cristal esa felicidad donde se podrá volver por momentos en que se nos caiga el mundo, momentos en que no veamos salida y simplemente haya soledad.