serví el café para los dos , y al llegar dijiste que faltaba azúcar, así que solo bebiste un poco ,
confundida decidí rehacer la receta y sorprenderte .

serví el café para los dos y tardaste un poco en llegar , dijiste que tenia exceso de azúcar, decidiste no beberlo.
algo herida , tampoco bebí mi taza y fui a la cama con insomnio y ganas de complacerte en aquello.

serví el café para los dos , lo probé lo juro , y tenia el sabor equilibrado , emocionada espere por tu llegada ,
esta vez llegaste mucho mas tarde y el café se enfrió , decidí servirte otro , pero dijiste no, estoy cansado no lo quiero.

serví el café para los dos y añadí un poco de esperanza , para que lo nuestro no caiga, llegaste muy temprano y dijiste no me gusta el café , soy mas de postres y te fuiste a disfrutar de la vida .
angustiada , busque de inmediato recetas de postres para complacerte nuevamente , pensé esta vez si le gustara.
pero nuevamente encontrabas defectos en el o en todo lo que te prepare. Hasta que un día dijiste prefiero el café y mi alma ya cansada dijo , inténtalo otra vez.

serví el café para los dos , y no llegaste , mire la hora , conté los minutos , me bebí ambas tazas y el llanto no paraba. llamaste y dijiste lo siento te amo , mañana sera .
pero al llegar el momento lanzaste la taza de café como si se tratara de lo peor, y la taza rota , reflejaba mi amor en ruinas por ti .

serví el café para los dos , espere y espere durante días , ya no llame , ya no llore , solo miraba la otra taza enfriarse , y con un nudo en la garganta me tomaba la mía, a veces sentía que tu ausencia hacia ruido y te imaginaba frente a mi , hablando de lo mucho que te gustaba , muchas otras solo suspendía la mirada en la nada, el café que calentaba mi mano , sabia mas amargo que antes. Entonces oí el sonido del reloj caer y abrí los ojos , no ibas a llegar nunca mas , no importaba cuanto me esfuerce, el café , se enfriaría siempre, contigo o sin ti .

serví un café para mi , pero ya no espere por ti , las lagrimas no están , aun me sabe amargo , aun el nudo esta , y mi voluntad que creí era para ti , ahora viene a diario conmigo y me levanta .

serviste un café para los dos , el sabor estaba equilibrado , me juraste , pero esta vez yo no quise llegar.