Cabalgando con los remos

Puertas totalmente abiertas,
ventanas que se cierran,
y anda fuerte la marea,
que no ahoga, desespera.
Nuevos vientos arreciando,
con fe seguimos remando,
y con el rampante barco
las olas cabalgamos,
siguiendo nuestro camino,
el que hemos elegido,
que no es el más sencillo,
pero nos tiene encendidos,
inquietos y tranquilos.
Corazón y pensamiento
en el amor unidos,
aportándonos sentido.
Estamos agradecidos.

0

Related Articles

Responses

Ir a la barra de herramientas