Brisas de viento frío pasan por mi lado,
susurrándome que quizás no vengas
todavía espero
pronto la forma de los árboles se tornan tristes,
parecen firmar el cruel destino de hoy
entonces llegaste y
fuiste como un postre de fresa,
un poco ácida pero después de todo, dulce.