Bosques Altos

Bosques Altos :
Registro de Propiedad Intelectual N° 223.069 DIBAM
Dirección de Bibliotecas, Archivos y Museos. 15.11.2012
ISBN N° 978-956-351-596-1 CAMARA CHILENA DEL LIBRO 16.11.2012

A mis hijos, Leonardo Ariel y Antonio Alonso.

P Ó RT IC O P R I MAR I O
Puede ocurrir, una mañana cualquiera, que el aire sea escaso. Y nos damos cuenta que llegó el final, cuando hay que cruzar a la otra orilla. Y, aunque no estamos preparados, lo afrontamos – resignados – en silencio, sin protestas ni temores. Sin saber qué nos espera en la otra ribera.
En esta transición final, quizás el lugar donde ocurra no depende de nuestro arbitrio.
Pero yo quiero elegir el plan : A la altura de la copa de los árboles, en la atmósfera brumosa, clara a la vez en mi cabeza, cerca de la cordillera y de los cóndores.
Amigos, la poesía me ha servido para estar lejos de la miseria humana, pero al mismo tiempo , cercano en las palabras, inserto en la niebla de la incertidumbre de saber qué pasa.
Para emprender este viaje, al que os invito a acompañarme, sólo cuento con la fortaleza que me otorga la escritura en esta aventura, en medio de la agonía que sabemos nuestra o infinitamente ajena.
Benito Moreno Sarmiento

Introducción tardía
hacia la transición final que nos convoca antes de la muerte
Entonces aquí arriba no pueden caer los párpados
porque no es necesario tal vez sólo condescender con los cóndores inquietos por cercanía sin alterar mínimamente la templanza de los pómulos al filo de la nieve.
¿ Qué es necesario hacer desde la altura junto a los árboles abrazados recorriendo a vuelo de pájaro alerta los primeros horizontes y desatar las redes de la última retina allá donde la luz se apaga ?
Todo está en calma ?

Estas criaturas no necesitan de nosotros. Sólo un breve hálito de complicidad no más ninguna ayuda esperando la hora.
¿ Qué es necesario hacer desde la altura si los párpados no caen ?
¿ Qué es necesario hacer desde la altura abrazado a los árboles a vuelo alerta de pájaro Azor procesando los primeros horizontes y desatar las redes de la última retina hasta el final allí donde la luz se extingue ?
¿ Todo está en calma ? ¿ Estás seguro ?
Estas criaturitas no necesitan de nosotros.
Sólo un breve hálito cómplice en el viento esperando la hora.

Pero hoy no pregunto. Extiendo la tela sobre la mesa. Ha llegado la hora. Va a ser difícil no depender de las cadenas. Acostumbrarse a tanta planta libre. ¿ De qué límites me hablan de un momento a otro ?
Ya, esta calidez que me abrasa me perfora la piel la de cartón corrugado la que moldea tu fuente de agua en el centro del patio y que estos instrumentos nunca fueron míos.
Veamos, miremos y escuchemos qué nos dice el poeta :

PASAMENTO
Será esto despedirse del acantilado
de los pájaros negros de los bosques altos ?
Preludio de renacimientos. La expedición final.
Ha tiempo el alba que viene oteando epílogos calladamente voces
débiles hilos
oxígenos escasos
síncopas que se abalanzan
contra la caja toráxica
untándole petróleo de barcos varados a un albatros exhausto
que no puede volar.

PASAMENTO
Será isto dicir adeus ao cantil
dos paxaros negros dos outos bosques ?
Preludio de renacimientos ou finamento derradeiro.
Tiempo ha abrente que veñe albiscando epílogos silendeiro voces
lenes fíos
mesquiños osíxenos síncopas insólitas contra a aixa do peito oprimíndoa
como un albatros esgotado
lixade de chapapote dos barcos eivadod sen poder respirar.

Logo o silenzo
A nada
Ou o Pasamento ?
Traducción al Gallego Por EDMUNDO MOURE ROJAS.

CUANDO HABLO DE MAESTROS EN MI VIDA
Cuando hablo de maestros en mi vida miro hacia la copa de los árboles.
Esto te ofrezco :
Una ciudad lluviosa. O un domingo a la hora del abandono
en una catedral abierta parafraseando a Bach.

L UG AR E S A L TO S
Me sugieren divinidades extrañas remotas iglesias doradas.
Los verdaderos dones provienen de zonas altas
La clepsidra vertiendo alas al costado de la herida
lejanas.
desangrada.

HENDIDURA EN LA ESPALDA
Meridiano vital
Ruta central de los amantes Vía dorsal de los fiordos Médula espinal de las sirenas
que cantan a la pleamar en la resaca.

HACIA LA FUENTE DEL CONOCIMIENTO EXTREMO
Astucia y sabiduría.
Sobrevolar los valles con templanza y lucidez.
Desplegarse entre pantanos Atacar para defender Atrapar para alimentar.
Filosofía de animales.

DEL CALDERÓN
Aquel hidalgo fantasma
postrera compañía al otro lado del río. Silencioso final del calderón en gracia.
Un ojo que guiña.
Yo – desentendido – oteo la cordillera.

V EN ÍA SE
Veníase la paz esa mañana. Contuve las riendas.
La primera levedad.
El primer recuerdo :
Lanzar una piedra al cielo
desde los patios interiores de una casona siglo veinte.
La piedra nunca volvió
( Pedir una segunda opinión a los dioses griegos ).
Vuelven los olores de antaño. Como efluvios nuevos.
Esta piocha que circunda mi pecho y mi costado y este conducto de oxígeno
me llevan hacia la otra orilla.
Somos responsables de la aurora, las mareas y el faro. De la luz que no se filtra en las iglesias.

La única bóveda que me acoge es ésta : desde la libertad.
Vitreaux para blancos muros. Camaleones para libros cerrados.
La que me enaltece

VUELTAS A LA MANZANA
De oriente a poniente
frente a mi ventana cruza un loco de atar.
La manzana crecía y el globo también.
Algún tiempo tardó el celeste en prodigar universos claros,
el cansino paso de mis marchas por la playa. De soslayo un pájaro,
inmóvil.
Mi pluma observa
al plomo vertical hoy horizontal, volcán sobre volcán.
Se diluye por tu cálida piel,
las grietas de tus plantas se abren a la aurora dispuestas a la emboscada.

Padre :
Puedo subir al árbol ?
Cuando no a los edificios,
miro hacia la copa de los árboles para impregnarme de madera
Se me asoma a la cabeza una estación de madera
El viaducto sobre el Malleco Hacia Concepción me pierdo.
( El loco sigue dando vueltas frente a mi ventana verde )

CANTANDO HACIA LOS ABISMOS
“ Pae
Aparta de mí este calici
de vino tinto de sangre
Te oí en la oscuridad
cantar hacia los abismos dolorosas cadencias en bares colgados de los cerros
bajo puentes marginales.
Poeta de sembradíos Dónde Vinicius estás ? Camino a la eternidad ?
Mostradme los portos que no recorrí. Los bares que no bebí.
A Vinicius de Moraes

SE DESGRANA EL FINIS TERRAE
Se desgrana el finis terrae por segunda vez.
Esta es la versión más íntima.
Los fiordos más cercanos a este costado.
Las grandes moles de hielo al patio del fondo.
Siga la línea blanca.

TOR
Timbal profundo
en su máxima expresión.
Dios del trueno
Riqueza de mis silencios.

OH CAMPANIL
Hay vidas tan cortas y muertes innecesarias, recordada Concepción.

HEMISFERIOS
Perpendiculares sobre el vacío Verticales sobre la tierra.
Pasé por la Providencia :
luces de testigo
de nuestras despedidas en la frontera.
No estaban las subterráneas
El tiempo detenido dejó en claro tu atolondrado pasar
por estaciones
en silencio.

LÁPICES EN EL BOLSILLO
Humboldt la trajo sonrosada con ojos de cisne tembloroso tropezando
entre rocas y humedales
con las plumas emblemáticas de la Patagonia Ora del norte
Humboldt la trajo alada con ubres desafiantes .
Hora celeste.
Hora vertiente.
Ora del sur

PARÁBOLA PENDIENTE
Esta redonda mujer deambula
por caletas blancas.
Blancas
como la cerviz de su cuello y su incipiente papada
de hembra recién parida que amamanta.

FIN DE UN PERIPLO
Entre la cima del volcán
y la cúpula de estos bosques mi próxima morada.
Primer aprendizaje :
Aprender el lenguaje de los cóndores.
Quienes me han conocido
en diferentes pasajes de mi vida, saben en qué puertos he recalado.
Y en éste – mi segundo asentamiento – no el definitivo, amerita un brindis de oxígeno.
Privilegiado me siento al dialogar con muertos tan ilustres.
Flotar en el vacío.

PROTOCOLOS
En una obra cualquiera
no se pueden mencionar lugares si se quiere ser universal.
No se puede nombrar a personas si se quiere ser universal.
Ni se puede hablar un solo idioma si se quiere ser universal.
Esta tarde, tan universal me siento que necesito urgentemente
una nueva identidad.

APUESTA DIVINA
Alguien dijo :
No puedo concebir a un dios
sin sentido del humor.
Ayer nos dedicamos con este personaje a observar el estado de mis pulmones en tres dimensiones.
Destacaba en el lóbulo izquierdo una mancha negra con forma de nuez. Y pasamos el resto de la tarde
que si lo era
si él era un dios
que si yo sicólogo.
En suma :
Terminamos apostando corazones.

EL GRAN ARQUITECTO DEL UNIVERSO
Mi abuelo era suplementero.
Me heredó una habitación
de ciento veinticinco metros cúbicos de libros y otras publicaciones.
Después de la escuela me esperaban – entre otros – Papelucho y el Gran Arquitecto del Universo.

LA CÚPULA
Entre mi ventana y el cerro se me plantó una cúpula de musgo
verde intenso y compacto.
Habrá que clonarla como en las amasanderías las veces que sea necesario
sin contravenir las leyes acústicas de los pájaros que siempre han habitado
entre mi ventana y el cerro.
Considerando que hay
una sobrepoblación de campanas.

QUÉ ES NECESARIO HACER DESDE LA ALTURA
Qué es necesario hacer desde la altura si los párpados no caen ?
Saludar a los cóndores ?
No alterar mínimamente
la templanza de los pómulos al filo de la nieve ?
Qué es necesario hacer desde la altura aferrado a los árboles,
a los primeros horizontes
y a la última retina.
Allí donde la luz se extingue ?
Ha vuelto la calma.
Estas criaturas no necesitan de nosotros.
Pero hoy no pregunto.
Extiendo el mantel sobre la mesa. Ha llegado la hora.

Va a ser difícil no depender de las cadenas, habituarse a plantas libres,
no hablar de límites de un momento a otro.
Por lo pronto, esta calidez que me abrasa me perfora la piel, la de cartón corrugado, la que circunda tu fuente de agua
en el centro del patio.
Estos instrumentos nunca fueron míos. Paso a paso, fui anotando todo.
Con una palma hacia arriba, encendí la luz.
Con la otra, ejecutando una verónica, distribuí las mareas.
Sorprenderme. Ésa es mi tarea. Desplegar el tiempo como un atlas.

BASURA SATELITAL
Inventariando :
y una negra mancha con forma de nuez.
Si se quiere recordar
se me… Al pasar sugiero una pluma, un parque
y una calle de adoquines enrielándose hasta el mar.
Dos pulmones

ENSAMBLE
La armonía que se expande desde tus ojos abiertos me habla de imperios poderosos
y apelo a ese poder para invocarte
desde mi pluma ansiosa de universos.
Matriarca de mi pensamiento de los dos últimos años, la estela que propagan
tus delicadas plantas por las alfombras del alma,
me tienen en suspenso
como si antes no existiera nada.
Esta mujer acompaña a mi sombra las veinticuatro horas.
Descuélgate de los árboles de la conciencia. Déjate caer vegetal y corriente
propia del deshielo.
Estructura antártica
en rigor del agua y su temperamento.

Arena diseñada por el viento
que construye pirámides en esta parte del cerebro que no puedo ver.
En esta zona no existen los espejos.
A Manuela del Solar.

ORDEN DE COMPRA
Necesito una ampolleta, un generador, una síncopa, una buena armadura, un volcán generoso,
una piedra que caiga,
un arco iris, antes y no después.
Quiero estar y no ser El fin no el principio El cenit de tu seno
El nadir bajo tu falda.
Que no me baste la guía de teléfonos
Quiero una agenda primaria que empiece con tu nombre.
Insisto.
Una armadura, un pendón, un clarín llamando a la batalla para tomar posesión
de la palma hasta tus plantas.

CONJUNTO NATURAL
El silencio adquiere su mejor sentido cuando estalla en grito.
Verdeazul las alas disecadas. Elementos de una colección extraña.
Conjunto volátil que alguna vez cruzó la ventana diagonalmente
cayendo
hasta el patio húmedo.
Hojas de papel de arroz
pisadas delicadamente
por pájaros alertas al próximo aliento.
Traspongo el hemisferio
para saludar y despedirme
como salto de astronauta,
como lava destruyendo y haciendo germinar lo muerto aún.

Una cosa por otra :
Todo es desechable.
Poseo un conjunto de especies que quiero intercambiar.
Qué te parece ¿
Comencemos por abrir las ventanas.

AQUÍ YACE LA ECUACIÓN
Acá yace la pobredumbre humana bajo la pala implacable
del horadar el tiempo la piel.
Palabra muerta
que no dijo nada o habló demasiado o dar cabida a borbotones
a la poesía que no necesitó escribirse, estuvo en la madera
desde la sangre al molino
en el ciclo del agua
La creación no necesita de derechos de autor
Ecuación sobre la geografía.
Aquí Dios hace un silencio.

CARBÓN
Hay palabras que martillan.
No llevo por costumbre papeles en los bolsillos, ni es mi rutina deambular por bibliotecas,
pero es lo que hago, inevitablemente
Mis palabras se leen – a veces – en los cuartos de baño.
Carbón, ya no me sirves.
Ahora debiera estar yo alimentando a los piratas.
Hay que sacudirse como los perros del agua contaminada. Las influencias que no conducen, castran.

SIRENA FUGADA
Tengo tiempo de decir la última palabra ? Tal vez deletrear tu nombre.
Tú sabes lo que pasa :
Hay momentos en que lo cuotidiano transcurre cual oleaje entre palafitos.
Y hay instantes en que
ángeles como tú generan universos.
Sirena fugada
de navegantes solos, encontrarme con mujeres como tú
me produce vértigo.
Tu máscara de tristeza me sugiere patios. Los corredores de patios me doblegan
y del patio que huele a ti
prisionero me declaro
para tenerte cerca.

LA LUNA ERA TAN GRANDE
La luna era tan grande Todo estaba tan cerca.

PROYECCIÓN GEOMÉTRICA
Proporcional inversamente :
Mientras más me alejo de tu iglesia más me acerco a mi dios.

AUTO RETRATO
No es ésta la casa ni la iglesia que anhelábamos
Nadie sabrá que estuve extrañando el mar Que arrastré piedras desde la cantera
En todo este tiempo de no dejarme ver, estuve multiplicándome.
No sé si es el sonido del mar el que me mantiene cerca, pero siempre me dejo llevar por las olas.

FLOR INTERMITENTE
Flor nevada sonrosada violeta pálida
en todas partes estás.
Frente a mi lar de turno una vez cada tres árboles donde te puedan ver.
Púrpura flor racimo
en mis abiertas heridas
te apareces cada tres años en el desierto florido.
Estoy por concluir
que eres la misma flor
con diferentes relámpagos.

NUTRIENTE
Me nutro de tus ojos.
Busco tus fuentes de agua.
Y si reconozco en alguna mi genealogía, capturo el código de tu hechicería.
Mi relación con el agua es como la nutria :
me alimento de moluscos plácidamente.
Tórax contra cielo

NO PUEDO EXPLICAR AHORA
En mi corazón izquierdo
emerge una montaña que no puedo explicar ahora que me duele de alguna explosión.

DICEN QUE MI PADRE
Dicen que la música viene de la calle
de los cerros
del mercado
del desierto
del silencio de mi oído izquierdo
La diestra del todopoderoso está vigente ? Acercarse a un nido de águilas para robar un huevo, es peligroso.
Yo debiera recordar a mucha gente También a los caballos.
Dicen que mi padre traducía el canto de los pájaros.
Qué será de mi tío Agustín ?
El de más arriba pregunta por su madre El que sobrevuela marca el camposanto junto al desguazador de barcos.
Los pelícanos saben que mi padre está cansado.

Otrosí :
Mi padre volantinero
encolaba hilo entre dos árboles para coger al pejerrey del cielo.

TU MANO FLANQUEADA POR MIS DEDOS
Tu mano flanqueada por mis dedos es un explorar en los hoyuelos
al centro de tus nudillos.
Tu mano no tiembla cuando llega la noche, considerando que el tiempo
es un abrir y cerrar de elementos
en la geografía de tus humedales.
Y cuando contemplo tus impredecibles ojos, inevitablemente vuelvo
a mi tardía infancia
para posar un líquido beso
en tus pilares poderosos, ahí exactamente.

SOLAMENTE TUS OJOS
Lo que tus ojos miran es creado.

UNA HISTORIA
Una historia debe ser mágica
y tener el don de la palabra
para que sea digna de parafrasearla.

JAVIERA
La de las flores
Máquina matriarcal
apuntando al centro de la tierra. Todo aquello se inflama
cuando digo tu nombre.
No perseguiste oros ni bastos.
Grande tu mano acogedora.
Vertiente de cuentos y campesinas leyendas. Abuela coloquial,
recolectora de flores al pasar.
Abuela del silabario, la que vela, riega y cocina en mi huerto solitario.

ESTA LARGA QUIETUD
Esta larga quietud
se aferra al barro portentoso del adobe colonial invocando la glorificación de una calle.
Una calle y una mujer impregnan las palabras de modo irreversible.
Es este abrazo
en esta altura
a la altura de tus hombros.
Fuente escrutadora en las mañanas. Es este reír entre los pájaros
en el verde oleaje de las hojas.
Mi pretensión no es otra
que involucrarme en los suelos
para acoger tus plantas.
No sabría decirte que parte de tu alma se condice
con tu dedo meñique.

BLANCAS FRONTERAS
Ávido de tus pequeños pasos silenciosos de tus cavernas rojas
del grito en tu boca
en mi ventana la sombra
de tus carreras locas.

DESPEDIDA
Te libero
Abro tu jaula – que no cerré yo – Otros tus carceleros
Los que te postergaron
Los que te hicieron dueña de casa Te estrujaron
Te hicieron invisible
Y te escondieron la llave.

MACETERO DE HELECHOS
Vienes conmigo
con cada hembra en su porte justo ahuecado en mi lazo.
Vienes conmigo en cada compás que marco en contrapunto
con la probable
madrugada.
Esta especie de fuego que inflama tu calle fluye y se nombra a sí misma :
La marea te arrebató el vestido
Que la profunda noche coronó de estrellas Que te adoptó la luna para alumbrar la tierra Que a tu madre la montó un venado
Y te parió gacela
Y te la llevas saltando
De poema en poema.

La noche te quedó esperando – como si no lo supieras – Una luna entera.
Donde antes
Un macetero de helechos Mis corbatas huelgan.

DESDE EL PAÍS DE LAS BANDURRIAS
Verde puñado de manzanas paladeando la humedad de la tarde hasta un pájaro posándose
sobre un claro de cenizas
donde antes un bosque había.
He nombrado mujeres
He puesto mi sello en tantas cosas
Mi lacre se ha derramado sobre innumerables páginas.
Asumiendo mi pequeñez en estas constelaciones El mar respira bajo mis plantas
Esta es mi sombra
Este es mi vertedero.

EL FARO DE ALEJANDRÍA
Me contaron que venía bajando por la colina Aquella que cae al mar
Encararme a un árbol
Al marco de una ventana
Calabaza de los bosques versus helechos nativos
Un árbol y otro árbol hacen un bosque cautivo Si me encaramo al árbol un horizonte infinito
Una mujer ha dormido resolanas de esperanza Y recompensas de frío
Si trepo a esa arboleda Veré un desierto florido Oasis sobre la arena Rocío en las madrugadas Y lluvias sobre el estío
Octosílabos

A mi costado la tengo Como una lámpara abierta Como una lanza clavada Una sonata de grillos
Una que otra manzana
En una noche estrellada
Quiero verla en el puente Con las manos sobre el agua
Vino la soberana
Con una estrella en la frente Vino estilo serrana
Abierta y desatada
Bajando por la montaña Dispuesta a la libertad
Revoluciones quería Estilo hembra gitana
Con las alforjas cargadas Al hombro como se estila

Su amplio esqueleto Alto a la distancia Escultura de puertos La coleccioné
En andamios de mi casa
El albatros en su orfandad Ha venido a descansar
A sus pies de silabario
En sus muslos de caracol Hacia la baba del éxtasis Calipso de su falda
A la altura de sus ancas.
Providencia, Octubre del 2012.

De C U A N D O N O Q U E D E N V O C E S
ENDILGANDO
Endilgando
hacia la cordillera inexpugnable.
Para este tipo de empresas
no necesitamos interlocutores
Ni
parroquias, avales, recolectores de ofrendas, declaraciones juradas ni funcionarios públicos.
Para este tipo de empresas no necesitamos nada.

EL BOSQUE SE DEJÓ TALAR
El bosque se dejó talar esperando a que
el asesino reaccionara a tiempo.

ALEJANDRO MAGNO
Por qué nos ahorramos tiempo y adoramos a los dioses humanos ?
Como puedes ver,
mi cultura es primitiva.
En fin,
hemos convivido con ellos tanto tiempo : Con los dioses guerreros
del amor
del arte
del fondo del mar
del centro de la tierra.
Hemos convivido también con los que no existen.
Entonces, nada podemos hacer : Alejandro Magno es necesario.

EN LA BUTACA DE UN BAR
Sufre un hombre en la butaca de un bar.
Un toro frustrado en su ceguera
impotente
proyectando imágenes sobre una pared blanca.
Un cuadro
eternamente vivo inconcluso
abierto
a las correcciones del alma.

ECLIPSE
Sabías del ocaso de la luna eclipsada por el hombre ?
Es decir :
Sólo canto.
Me atrevo a decir
que estoy respirando tu locura.

SE EXTINGUE LA TINTA OCCIDENTAL
Cuáles son las aves que muerden el vacío ?
Los bosques dispersos en el aire después de la hoguera ? Los ríos que nunca llegaron al mar ?
Y por las calles :
Quién habla solo ?
Quién lee un libro a tropezones ?

EN ALGUN TALLER
En algún taller de arte contemporáneo de alguna noche interminable, una mujer greco romana.
Se diría que es árabe.
Se dicen muchas cosas.
Lo cierto es que
encandila hasta a los pájaros ciegos. Es más libre que sí misma.
Verla de noche iluminando la calle es ver
a todos los pájaros
improvisando
no sé qué cosa volátil.
Es algo más que un parque francés.
Los bosques son innecesarios
en un taller de arte contemporáneo.

I
No sé por qué
Entonces
Entra el bosque
por una ventana
que nunca mía fuera.
Propiedad es
De A S E N T A M I E N T O S
Las palabras devienen de la casualidad No del pensamiento
pintado de pinos y palmeras
de mis ojos abiertos y herido por saber la exacta medida
del cálculo no desmentido.
La estadística de los miserables deambulando por las calles de Santiago de Chile
Sin ventanas a cuestas
sin bosques que entren por sus ojos ciegos.

Entonces digo
Las ventanitas son esperanzas a cuestas y los bosques que no conocerán el mar
serán la porción justa de la conciencia del temor al agua vedado por la geografía
de nunca encontrarse con el mar
de volver del mar al mar
el temor del hombre interior
el libre que sale de su casa de piedra y adobe para bajar o subir el cerro
a fuerza de zapatos carcomidos
por una guerra no inventada por él.
Claro
a lo lejos
unas carcajadas incoherentes
desubicadas en el tiempo podrán no decir nada pero demuelen las paredes de la historia
la única historia
la que se niega a regurgitar el pasado
desde donde irremediablemente nos lanzaremos al vacío
hasta aprender a volar.
desde la cumbre del arrecife

III
El aromo
O ese árbol de raíces ensortijadas
que me anuncia que voy llegando a tu vera.
¿ Será posible que te tiendas en el marco de la ventana como sirena sobre una roca aislada
en un estuario olvidado ¿
Ese árbol acorralado
por una vereda mezquina entre la casa y el adoquín.
Ese árbol acorralado por los conquistadores
que planificaron ciudades para pobres moradores.
Ese árbol encadenado sin embargo me dice que algún día
el bosque se asomará a mi ventana.
El sol entrará por todas partes
Y los arquitectos morirán desconcertados

IV CUASIMODO
La yegua sabe adónde va el hombre Y quién es la yegua me pregunto.
Es aquella que nos ayuda a soportar la carga.
Si no
contemplen la odisea que me aplasta y obliga
Aunque lejos estoy de ser Papa Y no he viajado ni vuelto
de ninguna parte.
A besar la tierra.

VII
LOS PRÓXIMOS CIEN AÑOS
No quiero verte sola, esperándome.
Busca a alguien menos pobre que pueda retenerte. Alguien menos enfermo
porque estaré lejos
definitivamente.
Tu vida será más sencilla
y no pendulará del triunfo al fracaso puntualmente cada cien años.
En los cristales, en la calle de mi infancia estaré para no hacerte daño
encerrado en la caja de mi guitarra
para no amargar tus besos
en otros besos.
No quiero verte sola los próximos cien años.

IX
Ser inmortal
morir y volver
como un combatiente.
Volar
Anidar en el monte
Proyectarme en ti
en la luz.
Y volver.
Ser tu intermediario en un rincón
Descansando

( Texto de la Contraportada ).
“ Esta piocha que circunda mi pecho y mi costado y este conducto de oxígeno
me llevan hacia la otra orilla.
Somos responsables de la aurora, las mareas y el faro. De la luz que no se filtra en las iglesias.
La única bóveda que me acoge es ésta :
La que me enaltece
desde la libertad. “

Related Articles

Responses