Bajo los acordes de una guitarra

La vida encarnada
en el campo arado
de la existencia humana
fecunda la núbil sombra
del tiempo
En la brevedad
de las continencias
un seco rumor embiste
el telón de los años
ya inversos y triturados
por la rueda
de los molinos de viento
aún conservados
en las páginas
de relatos imaginarios…

Pintemos de colores
la postal azul
y sánscrito del Amor…
La estrofa refulgente
que nos acerca a Dios…
El origen, el todo latente
y energía pura
que nos mueve
y vigoriza día tras día…
Y es que amar
desde el corazón y Alma
desgarra las bisagras
del tiempo
y lo detiene bajo los acordes
de una guitarra romanza Española…

Ramón Pérez Briceño
Cabimas, Venezuela
16/02/2020

0

Related Articles

Responses

Ir a la barra de herramientas