Bahía santa y cantarina I

Sabor a sal en los labios, ojos verdes cristalinos
viendo el final de las olas romper contra los agravios.
Los pies manchados de arena, y con alguna que otra alga
dejándome encandilar por los cantos de sirena.

Junto a la mar yo me pierdo con el ruido de las olas,
mezclado con el silencio de las horas en el viento.
Mirando hacia el horizonte, no diviso la frontera
azul entre el mar y el cielo, solo imagino que esconde.

0

Related Articles

Responses

Ir a la barra de herramientas