La belleza cristalina es azul, que desprende desde el beso de su luz, amor bello en efecto eres tú;
Mar bravío insondable andaluz, melodías de un defecto en el blues.
Ahora entonces el concierto comenzó, yo comprendo que el espectro armonioso de siluetas dio canción.
El vaivén de las cadencias emergidas, entra al fondo gime y mira, es la esencia majestuosa cariñosa del amor.
Las mejillas, los colores, el calor el efecto disimula, el no cambia su postura, el adora la silueta, la pasión.
Todo irrumpe, todo truena, nada para las mareas, el oleaje, el aliento entrecortado, el azul de los momentos; finalizan las movidas, sale a flote la alegría, se termina la emoción.

0