666

Otro día con mis tormentos, Beelzebub ¿por qué juegas con [...]