Livorno

Mírame. Déjame saber que existo. Si no el rojo tiempo [...]