Nos lastimamos tanto que ya no quedaba sangre en la [...]