Dulce Azucena

No me pidas que despierte, pues si despierto posiblemente no [...]