Carta a su majestad

Un pequeño rey con su silenciosa orden nos confinó. Convirtiendo [...]