Aves de escritorio

Origen sin placer, en tus pestañas surco la era del [...]