Sólo mírame…

Tú pelaje, yo calor. Escucharme vivo. No comprendo el virar. [...]