Es gracioso que la vida se puede ir chorreando en [...]