Negarte.

Tengo los nudillos teñidos de la tinta rosada que repaso [...]