Y: ¿Por qué no?

AL amanecer cae la desgracia del sueño que me unía [...]