Los rizillos de Schrödinger y su agobiante corazón

Rizillos dorados, café o carmín Supongo que ya sabes qué [...]