Un Deprimente Adios…

¡Deja que me despida mis ojos llorosos, ya que si [...]