Nunca

Por las agonizantes miradas y los últimos susurros, me anclo [...]