LO QUE QUEDA…

Por el ave que sacude alborotadamente las alas Para que [...]