Primer paso

Tú no me diste ninguna señal para que de la [...]