Pelotas de trapo

Porque la vanidad enaltece lo más nimio porque todo lo [...]