Carta a la Muerte

Con tu manto negro apareces, como en una noche sin [...]