Diez mil

Y ahí te vi, riendo como si no hubiese un [...]