ATARDECER

HOY
LA TARDE DE MI ALMA,
BAJA POR EL CLARO
DE TUS RÍOS,
TAN FERVIENTES, TAN DIFUSOS.

HOY
LA TARDE DE MI ALMA
SE ACOGE EN
EL OCASO MATUTINO
DE TUS QUEBRADOS DESTELLOS.

SÍ, ESTA TARDE
ENTONA MELODÍAS Y VERSOS
EN NOTAS FATALES, Y,
LLENOS DE CONCIERTO.

ASÍ ES LA TARDE,
TAN EFEBO
JUNTO A TUS RAMALES.

HOY,
TUS CLAROS CAPITANES
DIRIGEN LA TROPA,
AL CONFLICTO FUNESTO,
BÉLICO DEL DOLOR
BLANCO PRESUNTUOSO.

HOY
EL AZABACHE DE MI TARDE,
ME CONDUCE TAMBIÉN
A LAS ROSAS QUIMERAS Y,
AZULES JOLGORIOS.
TAN LLENOS DE TI,
TAN LLENOS DE NADIE.

HOY
LA TARDE, EMANA ESENCIAS
DE COFRES AÑEJOS,
FORZADOS A GUARDAR
TUPIDAS PROMESAS,
DESTILADOS EN EL VIENTO.

HOY LA TARDE, NO ES SINO,
ACASO MI NOMBRE PUDOROSO;
QUE NO NECESITA PALABRAS
PARA REGAR
LAS PLANTAS DE
LA HACIENDA.

HOY,
LA TARDE DE MI ALMA
BAJA POR EL CLARO
DE TUS RÍOS
TAN FERVIENTES, TAN DIFUSOS.

Florimar Dávila

0

Related Articles

Responses

Ir a la barra de herramientas