Asesinarte nunca fue más placentero, pero doloroso

A ti te alegrará en tu cobardía verla muerta, pero te tocará algún día vivir lo que ella. Sí, ella te conocía. Sí, ella sabía llegar. Y no quizo y nunca querrá. A ti te conoce los pensamientos, las acciones que vienen y que son la perdición tuya. Todos son y tú no, córtate las venas. Dile a Dios que ya sabes que eres un perdedor, dile a Dios que hay una persona maligna y él te dará su amor. Mátate, con todo el valor. O mátame, así como lo haces: sin que me de cuenta. Yo soy devorador de niños, yo soy el mal. Aún cuando no haya hecho nada yo soy el pecador. Mi maldad es conocer y no amar.

Related Articles

Responses