Arte

Helarte no es congelarte,
es que se te ponga tiesa,
o que te encoja al verte.
Es llevarte un susto de muerte,
y también verla de frente,
que te lleve para siempre.
Es enmudecer de asombro
para poder aprender.
Es apretar fuerte los dientes
para mantenerte a flote,
es caminar bien erguido,
agarrando el presente,
e imaginando el futuro.
Es doblarte suavemente
para luego levantarte.
Es mantener la mirada
serena y limpia, siempre.
Es estar entregado
libre y sosegadamente.
Es todo lo que hacemos
elaboradamente,
lo que pare nuestra mente,
estando o no en los museos,
esté o no esté allí expuesto.

3+

Related Articles

Responses

Ir a la barra de herramientas