Apenas te dejas ver

No sé dónde te encuentras
ni qué lugares frecuentas.
No veo tu rostro ni tu piel
y es que apenas te dejas ver.
Así, ¡cómo te podré querer!
Parece que jugar quieres,
me rozas y desapareces.
¡Qué carácter tienes!
Y aún así, todo te mereces,
dominar no quieres,
enseñarnos puedes y,
con tu suave golpe
volvemos a nuestro ser.
Nada más que eso vale
para así quererte
y dejarte hacerme bien.

0

Related Articles

Responses

Ir a la barra de herramientas