Apareces en cada amanecer,
en cada bello instante de vida,
de esta vida que aún espera por ti.

Apareces y te sientas a mi lado,
escucho tus versos, tus palabras,
guardando silencio para no sentir más nada.

Apareces, siempre apareces, porque
aquí en este instante eres mío y de
mas nadie. En mi amanecer te guardo
preso y te envuelvo en mi alma suave
y eternamente.

Ahora ve, que el día te está esperando,
más en la noche cuando ya te sientas cansado, vuelve, duerme en mi sueño,
que siempre amenace,
cuando tú ya estás a mi lado.

0