Si fuera cuestión de suerte… Nuestro encuentro fue pactado por tréboles de millones de hojas.
Si fuera casualidad… aun sigo esperando a que el destino lance mil monedas para ver si sale una cruz donde no pueda ver tu cara, siempre me salio cara.
Aun sigo armándote de la paz que te daba cuando despejaba el pelo y los miedos de tu frente mientras me mirabas, no sé reírme por no llorar pero si sé llorar por no escuchar tu reír.
Si resto las penas contigo es porque siempre le sumo a tu alegría, porque juntos sumamos.
Y eso es algo que tengo presente en mi pasado, en todos los lunes mezclados entre tantas semanas difusas, cuando el silencio dice cuanto te quiero nunca deja a un lado todo por que tu eres mi todo.
Quiero marcharme de viaje a por tu para siempre y volver como si nada, porque nada es para siempre.
No quería quererte, te ame sin un motivo.
Aun te debo darme media vuelta por tu ultimo giro completo en el que no quise que me perdieras de vista ni perdieras la sonrisa.
Sigo mirando una y otra vez la trama de nuestra película y por mucho que me la conozca siempre me termina por sorprender, pero no termina.
Me anudo a tu casualidad y bebes de ella un sorbo de esperanza que jamas sera la primera que pierdas… Y vuelvo y volveré pero siempre como la primera vez y es por ello que vivo en un deja vu continuo donde somos uña y carne, donde siempre fue un placer volverte a conocer.

0