ANHELO

Radiante como la Luna,
yo aún, espero el tranvía,
sé, que llegará algún día
y seré tan oportuna…
¡Especial como ninguna!
Al acariciar la mano,
de este inocuo amor gitano,
encenderé la libido
de un gran momento vivido,
en este hermoso altiplano.

0

Related Articles

Responses